Visitas :)

Quién soy.

Mi foto
Valencia, Spain
Soy una chica muy alegre a la que también le dan bajones y llora. Soy muy sensible, lloro por cualquier tontería. Me encanta la lectura, me meto enseguida en el papel. Me gusta soñar despierta y pensar que el día de mañana será como yo decida. . . Me encantan las mascotas. Odio los bichos :S. Me ilusiono fácilmente. Amo a mi chico :$. Es lo mejor que tengo en la vida. Quiero muchísimo a mi hermana. Me cuesta coger confianza con la gente, pero cuando la cojo me gusta tener gente en la que se pueda confiar y que sepan que pueden contar conmigo:). Siempre me estoy riendo... cuando me río mucho lloro.. :D y me duele la barriga después u.U

martes, 10 de mayo de 2011

Aisssh... ♥

De improvisto oigo una voz a mis espaldas.
-Tú eres lo que siempre he buscado. -Sus brazos me rodean por detrás-. Y esta noche te he recuperado al fin...
Cierro lo ojos. No me lo puedo creer: es su voz.
-Te lo pregunto de nuevo... Dime que no eres un sueño...
Me vuelvo. Su sonrisa. 
Nos miramos a los ojos. Tengo la impresión de estar perdiendo el juicio.
+No me lo puedo creer... No me lo puedo creer...
-Chsss...
Sonríe. Me pone un dedo sobre los labios y a continuación señala hacia lo alto, nuestra canción... 
-¿Ves...?
Y se acerca a mí. Y me besa. Tengo la impresión de que el mundo se detiene. Y siento sus labios, su lengua, y me pierdo en su sabor, que me parece mágico. Y casi me da miedo abrir los ojos... Decidme que no estoy soñando..., ¡os lo ruego, decídmelo! Y cuando abro los ojos él sigue ahí, delante de mí. Sonriente. Me parece más guapo que en el pasado, que a mis recuerdos, que nunca. Y no sé que decir, no logro articular palabra.
____________________________________________________________
Me acerco a él. Lo miro a los ojos y, de improvisto, tengo la impresión de ser otra persona. Me siento convencida, segura, serena, decidida. Una mujer. Como sólo el amor puede transformarte.
+Jamás he dejado de pensar en ti.
Le doy un beso. Largo. Ardiente. Suave. Afectuoso. Soñador. Hambriento. Apasionado. Sensual. Preocupado... ¿Preocupado? Me separo de él y lo miro a los ojos. 
+No vuelvas a marcharte...
Él me mira, sonríe, acto seguido me acaricia el pelo con delicadeza, su mano se enreda en él. Yo me apoyo sobre ella, como si fuese un pequeño cojín, y me abandono posando mis labios levemente entrecerrados sobre ella. Como las alas de una delicada mariposa, respiran su olor, esa flor escondida... Es el hombre que estaba buscando. El hombre de mi vida. Que importante suena eso....
____________________________________________________________
Me coge de la mano. Lo sigo. Detrás de un gran árbol hay una pequeña plaza. Una explanada de tierra rojiza y, en el centro, un pozo construido con ladrillos antiguos. Es cricular, con un cubo de cinc en medio roto apoyado a un lado y una polea todavía unida a un viejo arco de hierro antiguo, negro, similar a un arco iris, sólo que de hierro y sin todos sus colores, que desaparece en los bordes del pozo.
-Mira abajo.
Me asomo, atemorizada. Él se percata de mi miedo y me abraza.
-¿Ves el agua que hay al fondo?... Se ve la luna.
+Si, la veo... Se refleja en ella. 
-La luna está tan alta porque está llena. Hay una antigua leyenda...
+¿Cuál?
-Tienes que formular un deseo, y si consigues acertarle en el centro a la luna con una moneda, tu sueño se hará realidad. Es la leyenda de la luna en el pozo. 
Se calla y me mira risueño. A lo lejos se oyen algunos ruidos nocturnos... Él mete la mano en el bolsillo y encuentra dos monedas.
-Ten. -Me pasa una, después me da un beso y me susurra-: Procura acertarle a la luna...
De manera que me asomo al pozo. Ya no tengo miedo. Me inclino un poco más y alargo la mano. Ahí, en el centro, por encima de la luna. Cierro los ojos y formulo mi deseo. Uno, dos... Abro la mano y dejo caer la moneda en la oscuridad. Ésta se aleja cada vez más deprisa, desaparece en el silencio del pozo. Y, de repente..., ¡plof!, veo que la moneda da de lleno en el blanco. 
+¡Le he dado! ¡Le he dado!
Salto de alegría, lo abrazo con todas mis fuerzas y le planto un beso en los labios. Él se echa a reír. 
-¡Muy bien! Ahora me toca a mí...
Extiende la mano, cierra los ojos y, en ese momento, formula un deseo. Yo también los cierro y aprieto los puños deseando ardientemente que sea el mismo que el mío... Luego veo que abre la mano de golpe. La moneda cae en la oscuridad del pozo. Me inclino un poco más sobre el borde para intentar seguirla hasta que... ¡plof!
-¡Ahí está! ¡¡Yo también he dado en el blanco!!
Y nos abrazamos y nos damos otro beso y otro y otro, mirándonos a los ojos, hambrientos de amor. Después nos separamos por un instante. Silencio. Lo miro.
+Qué pena que los deseos no puedan contarse.
-Ya... Si no, no se cumplen...
Sonríe en la oscuridad de la noche. Busca mis ojos.
-Si..., así es.
Sin dejar de sonreír, se acerca a mi y me da un último beso, precioso, tan maravilloso que casi parece susurrar: nuestros deseos son idénticos... 


C S E 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias ♥